Desarrollo de Nuevas Baterias Ultra delgadas

15 de agosto de 2007

ABC.es


Investigadores estadounidenses del Instituto Politécnico Rensselaer, en Nueva York, han desarrollado un dispositivo para almacenar energía que fácilmente podría confundirse con una simple hoja de papel negro. No en vano su estructura molecular está compuesta de celulosa en un 90 por ciento. El 10 por ciento restante está formado por nano-tubos de carbono que actúan como electrodos y permiten conducir la corriente. Esta nanobatería es ultraligera, delgada y completamente flexible, por lo que podrá adecuarse al diseño más complejo que uno se pueda imaginar: desde el que necesitan los equipos médicos hasta el que demandan los vehículos de transporte, según aseguran los científicos en un informe que fue publicado ayer en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences».

Además, podrá funcionar como una pila común de litio, o como un condensador que almacene electricidad, y soportar temperaturas extremadamente altas y bajas: desde 150 grados centígrados hasta 38 bajo cero. Por si fuera poco, se podrá enrollar, doblar o cortar, sin que por ello pierda su capacidad generadora.

También se puede montar una batería sobre otra, como una pila de papeles, para aumentar su generación energética. «Esencialmente, es una hoja de papel normal, pero fabricada con mucha inteligencia», señaló Robert Linhardt, profesor de biocatálisis e Ingeniería Metabólica y uno de los autores del estudio. «Los componentes están unidos molecularmente; el nanotubo de carbono está impreso en el papel y el electrolito embebido en él. El resultado final es un dispositivo que se ve, se siente y pesa como el papel», concluyó.


NHK